Wilson Quispe Alanoca, el joven Viacheño autor del Mario Bros Boliviano

21 agosto 2015 | 14:23

El protagonista de Manq'asa jalasa (comiendo y corriendo) recorre más de 20 niveles en busca de alimentos. Su vestimenta es un  poncho, pantalón negro, un chullo y abarcas. Se trata de un videojuego para smartphones y tabletas que desarrolló un universitario  de Viacha para que sus amigos se diviertan.
"El personaje avanza y va comiendo plátanos, salchipapas, ‘hamburguesas clásicas’ de los kioskos, chuño, papa, cebolla, zanahoria... y todo lo que es andino. Incluso el mismo personaje es andino”, explica el desarrollador Wilson Quispe Alanoca.   
La idea surgió a partir de que muchos de sus amigos de Viacha no están familiarizados con los videojuegos en teléfonos inteligentes, y por esa razón decidió crear una plataforma "amigable” y fácil de usar. 
Cuenta que los alimentos que devora el personaje son parte de la dieta estándar de un viacheño: una salchipapa, un plátano o chuño. 
"Es un juego simple. Como allá no hay otro tipo de juegos, más les gustan los que son como Mario de Nintendo. Yo hice un sondeo y me dijeron ‘hazlo como Mario, no sabemos mucho de tecnología’ e hice esto”, comenta el estudiante. 
Bastó un mes para concretar la idea que se le vino a la cabeza una tarde mientras conversaba con sus amigos. "A ellos les gusta comer hamburguesas y esas cosas”, justifica con una sonrisa cómplice. Según comenta, para él no es difícil crear juegos, pero es consciente de que debe perfeccionar su técnica y desarrollar aún más  su creatividad.
Si bien en la actualidad  el juego tiene 20 niveles -en cada uno el personaje, para avanzar las etapas, debe  correr y comer todo lo que encuentra a su paso- en un futuro cercano su creador proyecta  agregarle  detalles y más fases. Comenta que también pensó en agregar otros personajes, aparte del campesino andino, para que los jugadores puedan seleccionar con quién emprender la aventura.
 Quispe Alanoca tiene 20 años. Se considera un autodidacta de la programación y del diseño, pero eso sí -comenta- tiene  mucha capacidad y  humildad. En la actualidad, cursa el sexto semestre de Ingeniería de Sistemas en la Universidad Pública de El Alto.
Como Wilson no cuenta con muchos recursos económicos para incursionar en áreas como la robótica, el elaborar  software -comenta-  le ayuda  a perfeccionar su  formación. Considera que a futuro podrá crear su propia empresa e ingresar  con más fuerza al mercado del desarrollo electrónico boliviano.
"Lastimosamente no cuento con certificaciones donde se me reconozca como diseñador gráfico o desarrollador android. Más bien, algunas empresas que han visto mi trabajo me han contratado a pesar de no tener los cartones”, expresa. 
Comiendo y corriendo  (Manq’asa jalasa), busca ser un aporte en el  mundo del desarrollo de software nacional. Ésta es una más de las historias en la que  un joven boliviano emprende ese camino con el deseo de alcanzar  el éxito.

Punto de vista
Rommy  Quispe,  Sociedad Científica Estudiantil UMSA.
 Es admirable el trabajo realizado
Es bueno saber que están desarrollando este tipo de juegos. Al tratarse de una sola persona que lo creó, es para destacar aún más. Sin embargo, hay que añadirle más detalles y texturas al entorno del juego y eso suele ser difícil, más por el tiempo.
De alguna manera, la mayoría de los juegos lo hacen porque hay que enfatizar en el diseño. Además, hay que considerar que como todo juego tiene una historia por detrás. Es muy admirable que una sola persona lo haya desarrollado en un mes. Para las personas que lo jueguen, que son los usuarios finales, será un gran aporte.

Hugo Condori Quispe, el boliviano que muestra su capacidad en EEUU

17 agosto 2015 | 13:21

Pascual Condori y Teresa Quispe viajaron a
Saint Lake City (Utah) para visitar a Hugo Orlando

Su pasión por las ciencias exactas lo hizo destacarse en el colegio Boliviano Alemán Ave María, de La Paz, y en 2004 ganar la medalla de plata en la Olimpiada Departamental de Física, organizada por la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). 

Fue precisamente ese interés por la física y la computación lo que lo llevó a estudiar Ingeniería Electrónica en la UMSA, habiéndose graduado con honores en 2010. 

Su proyecto de grado tuvo una calificación de 100 puntos sobre 100 y se refirió a la construcción de redes inalámbricas para enviar información de forma autónoma, sin la necesidad de contar con un elemento central para resolver el problema de la conectividad a internet en las zonas rurales. 

Este trabajo también le permitió acceder a la beca Fulbright que otorga la embajada de Estados Unidos en nuestro país a jóvenes bolivianos destacados que desean superarse. De esta forma, Hugo Orlando llega al país del norte para cursar una maestría en la Universidad de Montana (Montana State University). 

“Ha sido un sueño venir a estudiar en Estados Unidos gracias a la oportunidad que me ofreció la beca Fulbright. A nivel personal y profesional la experiencia rompió con cualquier expectativa que tenía antes de llegar a la universidad. Nuevos desafíos, culturas, acentos, gente, es una experiencia que me cambió la vida”, expresa este joven, que el 6 de mayo pasado cumplió 28 años de edad.

Concluida la maestría, Hugo Orlando postuló a una beca de doctorado en el Departamento de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación de la University of Utah. Tras un proceso de selección, su nombre fue incluido en la lista de admitidos, pasando a integrar el equipo de investigación del laboratorio de Terahertz Optoelectronics de esa prestigiosa universidad.

En su posición de asistente de investigación, la beca le cubre los costos del doctorado, así como un seguro y un estipendio bisemanal para otros gastos. Su equipo de investigación trabaja en el desarrollo de nanocomponentes electrónicos que funcionen a muy altas frecuencias (terahertz)

Su mensaje para los jóvenes
Cuando concluya su doctorado, este joven paceño piensa retornar al país, pues uno de sus sueños es instalar un laboratorio de investigación para resolver el problema de la conectividad en las áreas rurales.

Considera que en Bolivia hay jóvenes con mucho potencial que pueden contribuir con el desarrollo de la tecnología. Por ello, el consejo que da es que se postulen a las becas que se ofrecen en el país y que estudien inglés, porque es el idioma universal y un requisito indispensable para optar por muchas becas.

“Hay que mostrarse, arriesgarse. La mayoría de las personas no vence esta barrera. Los bolivianos tenemos el nivel y el potencial para contribuir con nuestras ideas en grupos de investigación de primer nivel. Anímense”, concluyó.

Fuente: El Deber

El Alto: Auto solar “made in” UPEA inició su primer viaje ecológico nacional

11 agosto 2015 | 11:02

"¡Tengan  cuidado en la Tranca, cuidado no los dejen pasar!”, recomienda entre risas el docente de la carrera de Ingeniería Electrónica de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), Iván López, en la partida del primer vehículo a energía solar  que recorrerá la doble vía a Oruro. Fiel a la tradición, rocía  alcohol en las llantas del ALT-Katari y en la tierra  para pedir el permiso de viaje a la Pachamama.
Una veintena de estudiantes de diferentes semestres partieron ayer rumbo a Oruro en el primer viaje a nivel nacional del prototipo de un auto solar fabricado en la UPEA. El vehículo    salió ayer  a las 12:15 del Cruce a Viacha de la ciudad de El Alto y arribó a Oruro a las 20:45.

Con un pequeño escudo de la UPEA en el parabrisas  a modo de SOAT y la matricula universitaria  como licencia de conducir,  el vehículo -parecido a una avioneta- emprendió el viaje en medio de la curiosidad   de ciudadanos.  Detrás iba todo el equipo técnico  a la cabeza del director de la carrera, Sandro Centellas. 
"Vamos a hacer  cinco paradas antes de llegar  a Oruro. Es la prueba de fuego porque una vez allá revisaremos el estado del vehículo para  ver si pasamos a Potosí, Sucre y Cochabamba para visitar las universidades hermanas”, dijo Centellas.
La universitaria Rosmery Chambi preparaba con afán los trípticos y el discurso  que daría  en las  poblaciones para concienciar  sobre la importancia de cuidar el medioambiente.  
 Por la pequeña ventana, Álvaro Chipana, el primero de los seis pilotos que harán relevos, se despedía  con la mano antes de salir  la carretera. Con nervios,   condujo entre  los coches a gasolina y a gas que iban a gran velocidad. 
Anoche, con gran entusiasmo, en contacto telefónico con Página Siete, Centellas informó que hubo imprevistos que los atrasaron, pero que el ALT-Katari arribó a Oruro y que tras unos ajustes partirá hoy a Potosí.
Detalles  del coche 
Diseño El estudiante de noveno semestre, Lorenzo Condori, señala que la estructura del vehículo fue hecha en el programa AutoCad para ver el peso y la energía necesaria.
Paneles  Explicó que  trabaja con ocho paneles, cada uno de 200 watts, lo que hace  un total 1.600 watts que lo impulsan a una velocidad de hasta 40 kilómetros   por hora.
Peso El peso es de aproximadamente 350 kilos.
 Pruebas  Las pruebas servirán para un segundo prototipo que será enviado a  Chile.
Fuente: Pagina Siete

El Alto: Joven Viacheño diseña un "Asistente Virtual" para idiomas en la UPEA

10 agosto 2015 | 9:31

Wilson Quispe Alanoca, UPEA

Para iniciar la conversación se escribe en la computadora: "Hola, ¿qué eres?”. La respuesta surge en menos de un segundo: "Soy KAS, un robot”, se lee en la pantalla, al mismo tiempo se escucha de los parlantes una voz femenina que repite las mismas palabras.

A partir de ese momento, cual filme de ciencia ficción, es posible iniciar una charla con KAS 2001, un asistente virtual creado por un joven viacheño.

Wilson Quispe Alanoca tiene 20 años y en la actualidad cursa el sexto semestre de Ingeniería de Sistemas en la Universidad Pública de El Alto. Cada día, emplea más de una hora en ir desde su vivienda que se ubica en Viacha hasta su segundo hogar, la casa de estudios que le permitió crear este asistente virtual.

"Lo quería elaborar para que enseñe inglés o aymara, pero una vez creado, me pareció hacer un agente convencional para que converse con el usuario”, comenta Wilson.

Se trata de un software especializado. Quispe comenta que para desarrollarlo, investigó sobre inteligencia artificial, redes neuronales humanas y patrones de razonamiento.
 La automatización e "inteligencia” de este prototipo son sus principales virtudes, comenta. Wilson asegura que incluso se puede dar el caso de que el usuario llegue a "congeniar” con la máquina, dado que es "amigable”.

"Hay que entrar más en lo que es el algoritmo genético (redes neuronales). Generalmente en una parte de cerebro hay pulsaciones y esas pulsaciones tratan de identificar lo que piensa el cerebro. A través de eso hacemos una ecuación que se llama algoritmos genéticos y eso lo programamos con software”, explica.
Cinco meses pasaron para que la idea de este emprendedor se transforme en realidad.
La convocatoria para mostrar proyectos en una reciente feria universitaria bastaron para que Wilson decidiera mostrar lo "mejor de sí”.  
Comenta que una de sus fuentes de inspiración fue la película Chappie, estrenada este 2015. La trama de la cinta gira en torno al secuestro de un robot "prodigio”, inteligente y con sentimientos.
Usos potenciales
Si bien el actual modelo permite un vínculo entre hombre y máquina, no tiene definido un uso específico. Dentro de las potencialidades se destaca la enseñanza de lenguas, además de materias como matemáticas o historia; y también su aplicación en "vehículos inteligentes” o "casas del futuro” que puedan ser accionados mediante comandos de voz.
Dentro de la gama de posibilidades, su desarrollador considera que de momento el dispositivo es más apto para la enseñanza de idiomas. Este modelo  tiene una batería de 1.000 palabras en español, "disponible para conversaciones y  con sentido”.
Una vez concluido el proyecto, Wilson piensa patentarlo y comercializarlo. Estima que costará 2.000 dólares.
Vocación tecnológica
Este joven desarrollador recuerda que desde niño siempre le gustó la tecnología. Según cuenta, su "origen humilde” no fue un inconveniente para conseguir sus metas. Conocía a la perfección cómo funcionaba la única computadora que había en su casa; comenta que se dedicó a crear programas debido a su factibilidad.   

"He incursionado más en la parte de software, y no así en hardware, porque soy una persona de bajos recursos y es más fácil crear desde la computadora”, afirma.
KAS  2001
Inspiración  La película Chappie (2015) fue uno de los motores para que el creador del KAS 2001 lo ideara.
Palabras  Este asistente digital inteligente tiene una batería de 1.000 palabras en español.
Conversación  Es posible mantener una conversación fluida con el KAS 2001.

Punto de vista
Mario Durán Ch.  Activista en redes
"Desde cualquier punto de vista,
 es un avance”
Hay un interesante avance a nivel mundial de este tipo de asistentes. Por ejemplo, estás en la plaza Murillo y le  dices a tu asistente que quieres ir a Sopocachi y se guía por el GPS y te da indicaciones. Esas son inteligencias artificiales que se accionan en función a los comandos de voz que les das. Eso está pasando a nivel mundial.
Pero a nivel local es interesante q   ue estudiantes, y casi ingenieros, estén desarrollando este tipo de aplicaciones basados en la inteligencia artificial. Este tipo de software no responde a, b o  c, sino que aprende de las preguntas que se le haga. Desde cualquier punto de vista, es un avance,  ya que se puede comercializar y no sólo se puede aplicar a idiomas. Imaginemos un guía virtual que nos lleve por un destino, como Coroico, y nos diga hacia dónde ir.

Fuente: Página Siete

Alvaro Santos, el joven paceño, que sin apoyo logro triunfar en el panamericano

03 agosto 2015 | 14:09

Alvaro Santos
Represento al país en los recientes Panamericanos de Toronto. No le dejaron usar la piscina Olímpica para entrenar. ¿Qué tan abandonados están los deportistas de nuestro país?
¿Podría resumirnos los logros de su carrera deportiva?
Fui varias veces campeón nacional en natación y triatlón. Tengo récords en cruzar el estrecho de Tiquina y representé al país en el exterior en varios eventos preolímpicos.
Representó al país en los Panamericanos celebrados en Toronto hace poco ¿Cómo le fue?
Hicimos lo que pudimos, es difícil competir con campeones mundiales.
¿No recibió ayuda económica para prepararse?
Ninguna. Las autoridades se olvidaron de mí. No me llegó un peso de la ayuda que dicen darnos. Si me entrené fue gracias al aporte de mis padres y dinero de mi bolsillo. Es algo que duele y la verdad desmotiva.
¿Qué tenían los otros competidores de triatlón en los Panamericanos?
Mis rivales tenían fisioterapeuta, entrenador, nutricionista y médico masajista. Tenían todo un equipo. La verdad es que los demás países están en otro nivel de preparación. Yo estuve solo en la competencia.
¿Tu entrenador no lo acompañó a los Panamericanos?
Mi entrenador para los Panamericanos fue Orlando Valdéz, quien por cierto no me cobró por entrenarme. No tenía dinero para pagarle, le agradezco por su cooperación. Él no viajó a Canadá conmigo por problemas dirigenciales.
Entonces el entrenador fue clave en tu preparación...
Fue vital. Mi entrenador es cubano y ama el deporte. No me cobró y de hecho él pagó mis sesiones de fisioterapia y me ayudó con la nutrición. ¿Increíble no? En otros países son los atletas los que pagan a sus entrenadores, pero acá pasó todo a la inversa.

El Ministerio de Deportes indica que se incrementó la ayuda a deportistas en los últimos años ¿Le creemos?
Me limitaré a decir lo que me pasó a mí. No me llegó un peso de la ayuda que dicen dar a los deportistas. Todo el dinero para entrenarme salió del bolsillo de mi familia.
¿Realmente es tan poco el apoyo que recibiste?
Ni siquiera en La Paz me apoyaron. Los administradores de la Piscina de Obrajes no me dejaban entrenar, me echaron del lugar porque dicen que debo pertenecer a un club de natación. No entendían que yo iba a representar a Bolivia.
¿Cuánto dinero invertiste para representar a Bolivia en los Panamericanos?
Prepararme para los Juegos, hablamos de unos seis meses, me costó cerca de 10 mil bolivianos. Pagué un gimnasio, la piscina, mis equipos, todo.
Fuente: Jóse Ramirez

Eusebia, la niña quechua que salvó su escuela

Hace cinco meses, Eusebia era la única alumna inscrita en la escuela de “Macha” y para no sentirse sola llevaba a su primo Róger, de cuatro años, como oyente. Ambos niños hablan quechua y están en proceso de aprendizaje del castellano. La pequeña está al cuidado de sus abuelos porque sus padres migraron al Chapare (Cochabamba).
En febrero, el consejo del núcleo educativo decidió cerrar la escuela bajo el argumento de que “no tenía alumnos y casi ningún profesor se atrevía a trabajar en el lugar, por estar tan alejado”. La población más cercana a la unidad queda a tres horas de caminata, no ingresan vehículos. El poblado central de Torotoro está a siete horas (caminando) del establecimiento.
Entonces, Edmundo Jachacata, un dirigente anciano de la comunidad, protestó y se opuso al cierre justificando que Eusebia estaba ahí. Su posición ganó dos aliados: Eduardo Ticona, un joven maestro, y Emilio Aduviri, el subalcalde del distrito.
El maestro, apoyado por las autoridades y motivado por la actitud de Eusebia, recorrió casa por casa para convencer a los comunarios de enviar a sus hijos a clases. El arduo trabajo dio frutos, actualmente la escuela tiene nueve niños que defienden la educación en Macha Cruz K’asa. El cierre de la unidad fue suspendido y se implementó un aula multigrado porque los niños oscilan entre cuatro y 12 años.
Cursos. Hasta 2014, una normativa establecía el cierre de toda escuela con menos de diez alumnos, pero el Ministerio de Educación emitió la Resolución Ministerial 015/2014 con la que se flexibiliza el mínimo de estudiantes para escuelas en fronteras o alejadas, como la de Eusebia.
El profesor Ticona está ahora a cargo del grupo, que pasa clases en quechua, principalmente, y en castellano. Los niños entienden éste último idioma aún con dificultad. “Lo bonito es que aunque vivan lejos siempre llegan puntuales, pero lo más triste es que estos niños tienen que caminar tres, cuatro o cinco horas más que yo”.
Comunarios relataron que en los parajes por los que andan los niños para llegar a la escuela hay pumas, víboras de cascabel y gatos de monte. Por eso ellos entran a las 10.00 y se van a las 16.00, de lunes a viernes, para estar en sus casas antes de que anochezca.
Luego de que los niños dejan la escuela, donde no hay señal de radio ni celular, Ticona se queda en la total soledad y para contrarrestarla acostumbra subir a un cerro para escuchar su radio. “Vengo de un pueblo pobre, me eduqué en una escuela como ésta, ya estoy acostumbrado. Ya me encariñé con los niños y no puedo dejarlos”.
Cada 15 días, el profesor camina hasta Torotoro para trasladar el alimento escolar: aceite, harina, arroz, fideo, leche en polvo y azúcar. Él recibe la ayuda del alcalde escolar y “el junta escolar”, que son dos personas elegidas por la comunidad para apoyar las labores educativas.
Ticona, además de enseñar, es quien prepara la merienda escolar para sus alumnos. Él contó que aprendió a cocinar con la ayuda de los niños, quienes casi siempre agregan sus propios alimentos: tostados, mote y huevo duro.
La historia de la niña quechua, sus compañeros y el maestro Ticona fue recogida por el Centro Boliviano de Investigación y Acción Educativas (Cebiae), que visitó Torotoro y otros municipios rurales alejados para reunir testimonios en documentales relacionados con educación y género.
“Eusebia es muy tímida a la hora de hablar, se limitaba a contestarnos con un sí, un no, o sonreírnos”, señaló Arturo Choque, coordinador del Cebiae. El fotógrafo Gigie Sartorí, quien formó parte del equipo del Cebiae, detalló que la escuela es de adobe y piso de tierra. Tiene dos pizarras, seis pupitres, además de ventanas y puertas desencajadas por el sol y la lluvia.
El dirigente de la Confederación de Maestros Rurales, Efraín Ajllahuanca, resaltó que ser educador rural demanda sacrificios, pues muchas veces el trabajo va más allá de la enseñanza, además de la dificultad de los traslados.
Recordó que hay compromisos por parte del Ministerio de Educación de mejorar las condiciones para profesores rurales y crear internados con centros tecnológicos para alumnos de estas escuelas, “pero no hay nada”. El viceministro de Educación Regular, Juan José Quiroz, dijo que solicitará informe de la situación de estas unidades a las direcciones departamentales.
Ayuda para unidades dispersas
Material
Para la gente que pueda ayudar con material educativo u otro tipo de apoyo para la escuela Macha Cruz K’asa y otras puede contactarse con el Cebiae, que se encargará de entregar la ayuda a los alumnos de áreas alejadas.
Red social
Una vez que se posteó las imágenes de los alumnos de “Macha” en Facebook, éstas tuvieron un alcance de 37.760 personas, 270 “likes” y fue compartida 339 veces.
Documental
Los cuatro minidocumentales que hace el Cebiae serán exhibidos en septiembre, en los cuatro municipios visitados.
Cebiae dará ayuda a 100 escuelas en área dispersa
A partir de la realidad de la niña Eusebia Aguilar y el maestro Eduardo Ticona, el Programa de Políticas Públicas del Centro Boliviano de Investigación y Acción Educativas (Cebiae) desarrollará un proyecto para beneficiar a 100 escuelas en áreas dispersas, con la dotación de condiciones para la permanencia de maestros.
“Queremos motivarlos para que no abandonen sus escuelas. Por ejemplo, podríamos dotar de tecnologías a las escuelas con el aprovechamiento del satélite Túpac Katari y con eso motivar también en la enseñanza”, dijo Arturo Choque, coordinador del Cebiae.
También existe la intención de crear voluntariados para conocer la realidad de estas unidades educativas ubicadas en lugares alejados, mejorar la infraestructura educativa. “Incluso solo ir para jugar con los alumnos sería beneficioso”, señaló Choque.
Fuente: La Razón

Recibir las entradas por email:


Orgullo Alteño del Mes

Orgullo Alteño del Mes
Claudia Balderrama Ibañez, atleta internacional Alteña...Leer Más

La Foto:

La Foto:
Cruz Pata, así era denominado el lugar donde se encuentra la estatua del 'corazón de Jesús'.

Internacional Jóvenes:

Internacional Jóvenes:
Niño prodigio del charango estrena su video junto a Moreira y Callejas...Leer Más
 
Orgullo Juvenil Alteño (O.J.A.): Ciudad de El Alto - La Paz - Bolivia
Web Sites:http://www.ojaelalto.com - Correo:orgullojuvenilalteno@gmail.com
Copyright © 2011. Orgullo Juvenil Alteño (O.J.A.) - All Rights Reserved
Template Modify by Creating Website Inspired Wordpress Hack
Proudly powered by Free Coupons
¡Recomienda la Página!